EMPRENDER MÁS ALLÁ DE LA INICIATIVA Y BUENAS IDEAS RECOMENDACIONES PARA EMPRENDEDORES

Recientemente se publicó, en uno de los principales diarios del país, que Ecuador era el segundo país con mayor número de emprendimientos, entre un total de 62 países analizados en el informe Global Entrepreneurship Monitor, proyecto que mide a nivel mundial el emprendimiento y otros indicadores relacionados con el mismo.

 

Sin embargo, esta posición contrasta con el bajo índice en el que los emprendimientos se convierten en negocios consolidados. Algunos de los hallazgos mostraban una estrecha relación entre el emprendimiento y el énfasis en el aspecto comercial (ventas) que, según especialistas, no redunda necesariamente en el éxito de un emprendimiento.

 

Aunque no existen respuestas específicas o fórmulas mágicas, si es posible encontrar algunas recomendaciones acerca de factores que fueron determinantes en el éxito de varios emprendimientos.

 

Pasamos por alto el tema de la iniciativa y las buenas ideas, pues estas son una condición necesaria para llevar adelante cualquier emprendimiento, pero no son suficientes y el emprender va mucho más allá de querer hacerlo y de tener una gran idea.

 

1. Conoce tu producto, servicio y tu público objetivo

 

Las buenas ideas hay que materializarlas, escribirlas, aterrizarlas en un bien o servicio claro. Muchas veces el emprendedor se queda en las ideas e inicia un plan de negocio o la ejecución de un emprendimiento sin tener claridad sobre su producto, su servicio y más allá de eso el aporte que le generará a su público objetivo por medio de su iniciativa.

 

Alguna vez se le preguntó a un exitoso propietario de una flota de taxis sobre qué hacía. El auditorio esperaba escuchar una respuesta obvia del tipo “tengo 10 taxis”. Sin embargo, su respuesta fue contundente: “Hago posible que las personas lleguen de manera agradable y ágil a sus destinos” A esta respuesta agregó que capacita a sus conductores en atención al cliente, en conducción responsable y otras habilidades que le han permitido gozar de una clientela fija y aumentar sus clientes.

 

Este es un ejemplo de que más que productos o servicios debemos saber cuál es la solución que aportamos a nuestros posibles clientes y qué ganarán ellos al elegirnos a nosotros.

 

Ahora bien, esto debe complementarse con un conocimiento detallado de quién requiere mis servicios, cada cuánto los usa, en dónde los usa, y de esta manera, y con datos, se puede determinar en el corto, mediano y largo plazo, qué tan viable es mi idea de negocio.

2. Toma decisiones basado en datos

 

Las ideas y la iniciativa tienen que concretarse en un plan de negocio. Este deberá ser flexible y permitir un margen de acción para tomar decisiones sobre la marcha. Pero es importante seguir una hoja de ruta, dedicar tiempo a su elaboración y hacerlo con base en datos.

 

El logotipo, los colores, el diseño, y otros detalles pueden gustarle o no a ciertas personas, pero finalmente son temas subjetivos, mientras que los datos están ahí, son duros y permiten tomar decisiones.

 

Por esto la calidad de los datos tiene que ser confiable, no hay que inflar datos o menospreciar cifras que no sean de nuestro agrado o que no nos digan lo que queremos escuchar.

 

Aunque los estudios de mercado o la información financiera no suelen estar a la mano, y en ocasiones son limitados, es necesario destinar un presupuesto a esto, ya que nos dará insumos importantes para la toma de decisiones.

 

3. Busca inversores que te den y busquen algo más que dinero

 

Los negocios tienen como principal objetivo generar ganancias y utilidades. Sin embargo, este principio no debe ser el único que guíe las decisiones que se tomen, dentro de estas la búsqueda de inversores. Quienes deciden invertir son piedra angular en cualquier negocio, pero no deben limitarse a poner dinero y esperar dinero a cambio luego de determinado período de tiempo.

 

Un inversor que actué a la vez como mentor es determinante en el éxito de cualquier emprendimiento y sin duda lo potenciará. Pueden ser emprendedores que ya hayan estado en tu lugar y que conocen lo que representa tomar la decisión de empezar un negocio.

 

Estas personas conocen la economía, cuentan con información valiosa y con su experiencia y consejos aportan enormemente, pero también abren puertas,  aconsejan y generan una relación en la que el trabajo conjunto se potencia.

 

#ProponLEalFuturo

Pin It on Pinterest